Reparación de compresores de aire acondicionado

Los compresores son el componente clave para el funcionamiento del aire acondicionado y de él depende el comportamiento energético del equipo.

El compresor utiliza la potencia del motor para comprimir y circular el gas refrigerante a través del sistema. El refrigerante pasa a través del condensador (localizado frente al radiador) en su camino de la salida del compresor hacia la válvula de expansión. El refrigerante pasa de la válvula de expansión al evaporador y después de pasar por la tubería del evaporador, es regresado al compresor.

Cuando el compresor entra en funcionamiento, aspira refrigerante de la tubería del evaporador y lo empuja hacia la tubería del condensador disminuyendo la presión del evaporador e incrementando la del condensador. Cuando las presiones de operación adecuadas se establecen, la válvula de expansión se abre, permitiendo al refrigerante regresar al evaporador a la misma velocidad que el compresor lo está retirando. Bajo estas condiciones, la presión en cada punto del sistema alcanza un nivel constante, pero la presión del condensador será mucho mayor que la presión del evaporador.

Los motivos más frecuentes de las averías de los Compresores del Aire Acondicionado:

  • Falta de limpieza en el interior del circuito del Aire Acondicionado.
  • No sustitución del Condensador (condensadores de flujo paralelo no se pueden limpiar)
  • Fugas en el sistema de refrigeración
  • Mal funcionamiento de algunos de los componentes externos del motor
  • Filtro secador/deshidratador y/o válvula de expansión no sustituidos.
  • Exceso de aceite y/o gas refrigerante en el circuito del Aire Acondicionado
  • Fallo y/o avería en el equipo eléctrico del coche
  • Utilización de productos químicos (tapa fugas, exceso líquido ultravioleta)
    Etc.

Impurezas en el circuito de aire acondicionado:

El circuito del Aire Acondicionado del coche puede tener impurezas o restos de diversa índole que si no se eliminan con los procedimientos adecuados puede originar la avería del Compresor.

Las impurezas o restos pude en ser:

  • Partículas metálicas originadas por daños en el Compresor. Estás partículas obstruyen la válvula de expansión, condensador y evaporador.
  • Humedad. Al congelarse la válvula de expansión y los tubos debido a reacciones del refrigerante y aceite generándose ácido provocando que los tubos y las juntas tóricas se vuelvan porosos produciéndose corrosión.
  • Goma. Los restos de goma taponan la válvula de expansión y los tubos.
  • Aceite y refrigerante con impurezas. Debido a la mezcla de diversos refrigerantes pueden formarse ácidos. Estos ácido hacen que los tubos flexibles y las juntas tóricas se vuelvan porosos.

Lo más importante ante una avería de cualquier sistema y principalmente el del Aire Acondicionado, es identificar y reparar la causa principal de la avería del circuito.

En cualquier sistema cualquier fallo de un componente puede afectar a todos los demás.

Según datos del fabricante de Compresores Sanden, el 65% tienen daños por causas ajenas al Compresor y menos del 5% presentan fallos imputables a la fabricación del mismo.

Los principales enemigos del Compresor del Aire Acondicionado son: golpes, suciedad y mala circulación del gas refrigerante y aceite.

Un golpe puede dañar algún soporte del anclaje del Compresor. Si el golpe es en la placa frontal, puede dañar la polea, el embrague, el rodamiento y los canales donde se aloja la correa.

También los golpes puede afectar a la válvula de regulación.

La suciedad obstruye los filtros del circuito disminuyendo el rendimiento y daña el sistema.

Es aconsejable el lavado del circuito después del cambio del Compresor de Aire Acondicionado y obligatorio cuando este se ha gripado.

Una pequeña partícula puede provocar el total gripado del Compresor al trabajar con sobrecarga y patinar el embrague.

La mala circulación del aceite y refrigerante puede provocar averías en el Compresor.

Si el aceite y/o gas refrigerante no circula adecuadamente el interior del Compresor no se lubricará adecuadamente y se producirán daños internos en el Compresor.

Hay diferentes causas de la mala circulación de aceite y refrigerante en los circuitos de Aire Acondicionado:

Cantidad incorrecta de aceite y refrigerante. Cuando el circuito tiene una insuficiente cantidad, las piezas del Compresor no se lubrican y fallarán.
Si en alguna parte del circuito existe una obstrucción, la circulación no será correcta. Hay que prestar atención al filtro deshidratador y a la válvula de expansión.
En caso de una pequeña fuga de gas refrigerante la cantidad disminuirá lentamente. El presostato sólo protege al Compresor en caso de fugas rápidas.

No se puede sustituir únicamente el Compresor de Aire Acondicionado, también hay que cambiar el gas refrigerante.

Siempre es conveniente verificar la cantidad de refrigerante que se extrae del circuito ya que de esta forma podemos comprobar si existe alguna fuga del mismo.

Pequeñas fugas de refrigerante suele ser el motivo más habitual de numerosas averías del Compresor, si no solucionamos la fuga, volveremos a tener la misma avería.

Creencia: «al sustituir el compresor el problema se soluciona, luego el compresor es la causa de la avería», ¡FALSO! La causa podría ser una fuga o una cantidad incorrecta de refrigerante.

Autoreparaciones Sánchez recomienda:

  • Sustituya siempre los filtros deshidratantes.
  • Antes de montar el compresor nuevo, efectúe una limpieza con lavado abundante del circuito de climatización. – Engrase y ponga juntas tóricas (O-rings) nuevas en los conductos flexibles de admisión y escape.
  • Conecte los conductos flexibles al compresor y apriete con el par especificado en el correspondiente Manual de Reparación del vehículo.